viernes, septiembre 16, 2005

12 dias de turista con mi chica

En fin, llorones… aquí está el resumen de los doce días con la mozuela. Es en plan turista, así que los que esperéis detalles escabrosos, os jodéis.

Los primeros días, pues paseando por el pueblo, que no tiene mucho que ver, la verdad, pero bueno… no se, os puedo enseñar la plaza del centro, un bar típico… inglés X-D (the Bishops’ Arms), parte de la zona del puerto, otra zona de puerto, un atardecer chulo (1 y 2), un barco que hay con jacuzzi al aire libre.... También fuimos al System Bolaget (la tienda para compar alcohol). Como el precio debe ir en funcion de la graduación, nunca dejará de sorprerderme ver un tetra brick casi casi de Don Simón a 50 coronas y un Viñas del Vero a 44. Hay más vinos "tipical tipical spanish". De todas formas, cuando veáis esta foto (y el precio que sale en ella) veréis por qué está tan mal lo de beber aquí.

Una de las primeras cosas que hice fue llevarla a una pre-party a una de las casas de Pörson (cerca de la universidad) para mostrarle el ambiente de estudio en el que vivo… ¡aaay…!... ¡¡sufro más!!... (Fotos: 1 2 3). Cuidado que la 2 asusta.

El sábado 3 había una cena de recepción. Os preguntaréis: ¡¡¿Otra?!!. ¡Pues si!. Bueno, esta ya era la oficial del todo (creo). Fue en el Koren ese, y todos los representantes de los distintos países que estamos aquí habían hecho alguna cosa de su país (una presentación en Pogüer Poin, una canción de su país…algo) . ¿Todos?. ¡¡No!!. Un grupo de irreductibles galos… ehm… estooo… de españoles no habían hecho nada. Habíamos quedado a las 5:30, y a las 4:30, Pablo vio la presentación que había hecho un vecino (el mexicano que tenemos por aquí) y se puso, él solico, a currarse una (un ole para él). Total, que llegamos p’a la cena, con la presentación debajo del brazo y nos dijeron que teníamos que haberlo dicho antes, para prepararlo… obviamente, porque era un acto relativamente oficial, en el que había un par de presentadores (alumnos de la universidad, pero presentadores) que iban llamando a los países y tal, todo muy bien preparado y previsto… pero no nos habían tenido en cuenta a los españoles… En fin… al final nos hicieron un hueco, al final de todos los otros grupos, subimos al escenario, un pavo que no conocía (y que, por supuesto, no era el que inicialmente iba a leer aquello) leyó lo que ponía en las diapositivas, luego nos pusimos a perpetrar un “Paquito el chocolatero", (al son de la versión lamentable de King África, porque no teníamos otra), pero encima mal, porque solo hicimos una fila, y parece que les estábamos meando al público… encima por el suelo había cables y yo estaba cagado (como veréis en las fotos) porque pensaba que o me tropezaba con los cables y me caía o directamente me caía porque me empujaba alguien. Y hete aquí que cuando yo creía que nos bajábamos, y que se había acabado tan lamentable espectáculo, alguien dijo “¡¡Un camarero!!” y hala, allí a decir:

-“¡Camarerooooo!”
-“¿Quéeeeee?”
-“Una de merooooo”
-“¿Una de quéeee?”
-“Una de mero, dos de febrero tres de marzo cuatro de abril, cinco de mayo…”

y cuando yo ya pensaba que por fin nos íbamos, de verdad de la buena, dicen “¡¡Otro camarero!!” y entonces:

-“¡Camarerooooo!”
-“¿Quéeeeee?”
-“Una de queso”
-“¿Una de quéeee?”
-“Una de que sos den por culo, matarile rile rile, que sus den por culo, matarile rile rile…”

en fin… que una vez más, sirvió para reafirmarme de que los españoles somos lo peor (hay más fotos de... de eso que hicimos: 1 2). Todos los países llevaban su cosa bien preparada, muchos habían preparado una performance de esas: mis vecinos los austriacos salieron con cosas típicas: una con un vestido de tirolés, otro disfrazado de Schwartzenneger y otro como un bote (creo que la idea original pretendía ser una lata, pero se quedó en un tetra brick) de Red Bull; los franceses cantaron una canción de Brassens todos a una, los alemanes parte de la novena sinfonía de Beethoven, el par de portugueses que tenemos por aquí, un bailecillo típico, al igual que los estadounidenses… y nosotros… ¡¡el camarero!!. Manda huevos. Además, lo del camarero, para más INRI ya fue cuando uno de los presentadores nos estaba echando del escenario porque no había más tiempo (o esa fue la excusa que nos dio). De hecho, cuando estábamos bajando, Javi volvió, porque quería anunciar que iba a haber una pre-party de esas en Pörson, y el presentador no le quería dar el micro. Después de muchas reticencias le preguntó “No more sing.?” “No more dances?” y con mucho miedo le prestó el micro un momento (pero sin soltarlo él por si había que quitárselo al español con rapidez). Imaginaos cómo sería el espectáculo que el presentador este (alemán, él) dijo cuando nos íbamos”…and this was the Spanish improvisation…”. La verdad es que el alemán ese podía haberse estirado un poquito, porque joder… soltar eso de “And this was the Spanish improvisation” no mola. El único que fue un poco más raro que nosotros fue el único holandés que tenemos aquí que contó un cuento (en holandés) sobre una gallina negra que se deprime porque todas las demás gallinas tienen lunares, y ella no. A pesar de que dice que es una gallina negra con lunares negros, todos se la toman a chifla (a la puta gallina) y se deprime. Entonces se hace la muerta, y las demás gallinas empiezan a decir “Hombre… pues no era tan fea” y entonces se levanta y les dice “Pues ahora no voy a hacer ni puto caso a lo que digáis”. Bueno, creo que la idea era poco más o menos esto. Bueno, pues para contar eso, nos tuvo un cuarto de hora hablando en ese presunto alemán que deben hablar los comedores de tulipanes estos. La verdad es que el tio tenía una pinta de fumetas que lo flipas. Es comprensible: es holandés. Lo que pasa es que a ese, como estaba solo y parecía un poco psicópata, no le dijeron que se bajase del escenario. Después de eso, pues fiesta. Como era el Koren este, quitaron las mesas y lo transformaron en lo de todas las noches... (Fotos 1 2 3 4)

El día 5 de septiembre fuimos a lo más destacado de Lulea para turistas: Gamelstaad, que es la Lulea antigua (y patrimonio de la humanidad). Mira si será turístico que hasta tienen casa de visitantes... Por lo visto, en época medieval se establecieron allí, pero empezó a bajar el nivel de las aguas y tuvieron que migrar a la zona actual. Obviamente, está aquí cerca. De hecho, se puede llegar con la línea 9 hasta la mismísima puerta (parada de Kyrktorget) o en la 12 (no me acuerdo en qué parada). Nosotros pillamos esta última porque se puede coger enfrente de casa y, aunque luego tuvimos que andar un poco, con este bus no tuvimos que bajar hasta el centro… Por cierto, que el 12 es el único bus que va de mi casa a la universidad, pero cuando veáis los horarios, comprenderéis que, como si no. Lo más interesante del barrio es la estructura. Es un barrio medieval, es decir, prácticamente sin calles (bueno, alguna hay, pero probablemente abiertas más tarde). Son casitas de madera, muy pequeñas, apiñadas en torno a un punto central que en este caso, era la iglesia. Dicen muy orgullosos que algunas casas todavía conservan piedras de base del siglo XVII (que, efectivamente, Rubén, no es el medievo, pero es viejo que te cagas ¿o no?. Bueno, la foto tampoco es del siglo XVII, pero es el cartelcon una fecha más vieja que encontré). No está mal. Es chulo. Fotos (1 2 3 4 5 6 7)

El día 6 fuimos a Kiruna (Estacion 1 2). El pueblo es bastante feo, la verdad sea dicha y además, hacía un frío de cojones. Además, me soplaron 360 coronas por viaje (para dos personas, pero 3.000 cucas por persona y viaje es carico). Yo estaba con la bufandita hecho una mierda, porque soplaba un aire que, como tenga yo algo parecido en Lulea, con 25º bajo cero, me parece a mi que no me volvéis a ver… Kiruna es un pueblo minero. De hecho, el considerado como fundador del pueblo (del que te enseñan su casa) fue un ingeniero de minas que fue por allí en el siglo XIX a sacarles el material (con perdón). Debía haber algún asentamiento laponés (bueno, perdón, que “lapón” es, por lo visto, políticamente incorrecto: hay que decir sami) pero ninguna población fija. En el pueblo están muy agradecidos al fundador éste. Cuando nos enseñaron la casa, la guía, una portuguesa de madre francesa y padre alemán o no se qué pollas que hablaba relativamente bien el español no hacía más que repetir que el tal fundador era “un hombre muy especial, muy especial”. No es que fuera subnormalito, sino que dio una parte relativamente grande de las ganancias al pueblo. Hizo una estación de bomberos, escuelas, para formar trabajadores de minas (para los hombres) y amas de casa (para las mujeres)… como tiene que ser X-DD… ¡¡broma!! y demás movidas así. También tiene una iglesieta, que según nos explicó la de turismo, tiene la forma que tiene para recordar a un edificio o tienda sami y que así los samis (o lapones) se sintieran cómodos (Fotos: 1 2). Pa mi que el arquitecto estaba borracho y luego se inventó esa movida como excusa... En el interior hay un mural inspirado en la Toscana pintado por un príncipe que iba de artista (también pintó cosas en el ayuntamiento de Estocolmo). En Kiruna también hay un ayuntamiento (es lo que tienen las ciudades), que en 1964 fue propuesto como “el edificio público más bello de Suecia”. Creo que al final, afortunadamente, no le dieron el premio, pero de todas formas, manda cojones que lo propusieran para eso… Por lo menos, el pueblo tenía un bar en el que nos pusimos como tocinitos… a la hora que estos comían (las 12) nosotros desayunábamos. Creo que lo que hicimos es una cosa que ellos hacen a media tarde y que le llaman “Fica”. Es muy típico. Lo otro típico es un pescado asqueroso que huele tan a pura mierda que hay que prepararlo en la galería para que no te apeste la casa. Creo que el sabor es solo un poco mejor, así que vomitivo. Por lo visto, ni a los propios suecos les gusta, pero como es típico… Yo todavía no lo he probado (tampoco tengo prisa) pero otros españoles sí, y dicen que es asquerosamente incomible.

También nos percatamos hablando con la de la oficina de turismo de Kiruna de que para ver lo más interesante allí, hay que hacer noche y, además, en invierno. ¿Por qué?. Pues porque lo más interesante es hacer una excursión a la mina (te enseñan una parte al aire libre y luego te dan charlas… me suena que a la parte bajo tierra no se puede ir) o a un complejo espacial que tienen (lanzaron un cohete, y todo… están muy orgullosos). Es que la universidad de Kiruna (que depende de la de Lulea) creo que imparte (como principal y única carrera) algo de tecnología aerospacial. Peeeeeeero para todo eso hace falta ir temprano (había habido una excursión a la mina a las 9) y además, que salga un grupo mínimo (10 personas para la mina y 4 para la movida espacial). Resulta que nosotros éramos solamente un par de mierdecillas congeladas que además, llegaron a las 11 (aunque ¡ojo!, pillamos el primer tren que sale de Lulea a las 7:30 o así), así que ni mina, ni pijorro espacial ni pollas. Aun así, pensamos en quedarnos a dormir, porque en turismo nos dijeron que llamásemos a las 5 de la tarde, a ver si había salido algún grupo para algo, y a las 4:50 salió un contestador que en sueco y en inglés decía que dejásemos nuestro mensaje (bueno… yo sueco no sé, pero me imagino que diría lo mismo en los dos idiomas X-D), así que volvimos a Lulea con el rabo entre las piernas (no porque nos hubiese jodido mucho no tener excursión, sino para que no se nos congelase). ¡Ah!, lo otro interesante de ver es el hotel de hielo pero ahora, obviamente, está derretido.

El 7 nos metimos en la Tekniken huset (o como sea: viene a ser “la casa de la técnica”) que es un museillo que hay en la universidad y que está bien… muy para críos, pero como yo soy tonto, pues me gustó. Te explican como funciona un satélite de comunicaciones, una central hidroeléctrica, puedes fabricar tu propio papel (que anda, que si lo llego a saber, me meto el primer día para obtener papel de giño gratis), te explican como funciona una prensa hidráulica que taladra el cartón y hace cajitas (ya se de dónde voy a sacar las cajitas para dejar las puñetas que siempre llevo en los bolsillos) y además puedes manejar una grúa hidráulica, como los machos de pelo en pecho… Igual mañana me voy a hacer un puñado de cajitas de esas… como para los estudiantes es gratis… (para los no estudiantes, 50 coronas… os jodéis). Es muy interactivo. Puedes tocar todo… o casi todo, porque intenté tocarle una teta a la que vendía las entradas y me ostió (que nooooo, que es broma: no me ostió).

Y el día 8 nos fuimos p’a Estocolmo. Hicimos una cosa que puede venirle muy bien a los que tengan menos de 26 años (lo siento Abuelo). Fuimos con el Stand-By (o Youth ticket, que es lo mismo) ese que yo no había probado pero que resultó muy bien. El proceso es el siguiente: vas al aeropuerto con 300 coronas en billetes de cien (en algunas máquinas también aceptan de 20, pero mejor de 100, que se los tragan todas… jeje). Buscas una maquineta de la aerolinea SAS que parece un cajero y que pone "Youth ticket" (o algo asi). Pones tu nombre en la pantalla al efecto, metes la pasta, y seleccionas el vuelo en el que primero quieres intentar ir (normalmente el siguiente que va a salir, claro) y el número de maletas a facturar. El máximo de maletas que puedes facturar me parece que son dos, porque solo puedes elegir “1 o 2”. No se que pasará si tienes más. Si le has dicho que sí que tienes alguna a facturar, la propia máquina te saca una cinta de ésas que se pegan a la maleta, se la pones, y p’adentro. Bueno, perdón: si en el billete te pone tu asiento es (creo, aunque es una teoría personal) porque seguro que entras, y entonces, puedes dejar tu maleta en los mostradores de facturación normales, como las personas. Si no, lo que tienes que hacer es ir con la maleta a la puerta de salida del avión y esperar a que te llamen. Si te llaman, entras hacia el avión, y a mitad de esas mangueras que te llevan de la puerta de la terminal a la puerta del avión hay un bujero (creo que conectado a un empinado tobogán) que pone algo así como “Baggage drop”. Bueno, pues capuzas por ahí tu maleta y cuando oigas “¡¡pim pam, patapláaaam!!” es que ya está facturada. Por si venís alguno, le eché un par (1 y 2) de fotos a las máquinas de “stand-by ticket” que hay en el aeropuerto de Estocolmo (el de Arlanda, porque tiene cuatro o cinco aeropuertos). Están en la terminal 4, y creo que, desde la terminal a la que llegan los vuelos de España (me parece que la 5) se llega desde unas cintas de esas de pasillo automático. Los que tengáis 26 o más, en teoría no podéis hacer eso, pero a la hora de la verdad, creo que nadie me ha mirado el pasaporte ni el Dni ni nada. Estos suecos algún día van a tener un disgusto pero gordo. Espérate que les den unas olimpiadas…

Estocolmo es muy bonito. Sí, si. Me gustó. Es de esas ciudades que no es solo de meterte a visitar sitios, sino que está bien callejear. Lo más interesante para ver está en una isla central (está lleno de islas, aquello) y es :

El palacio real: No pudimos ver prácticamente ninguna habitación, porque venía un hijoputa de Nueva Zelanda, o no sé donde, y estaban preparándolas para la recepción, así que tuvimos que comprar unos tiquets para ver las joyas de la corona (bastante horteras, por cierto) y eso nos dio permiso para pasar a un pequeño grupo de habitaciones en el que no estaban preparando nada (Otra foto)

La casa de los caballeros: Lo mejor es el edificio. Por dentro no merece mucho la pena. No se visita más que una sala grande con todos los escudos de las familias nobles suecas, y te cobran por eso. Nosotros tuvimos suerte, y andaban haciendo una “semana cultural” de esas, y pasamos gratis porque iba a haber un concierto y tal, pero si te van a cobrar por eso, mejor no entrar… a no ser que yo esté equivocado y en realidad sea un palacio de la ostia y como soy imbecil, me piense que solo se visita ese salón con escudos interesantísimos donde los haya (ironía). Hombre, todo podría ser, pero yo juraría que no, y que en mi guía decía lo mismo.

La catedral: Está al lado del palacio. Tiene una estatua de San Jorge matando al dragón bastante bien hecha (el dragón, con partes de cuerno de ciervo o así, acojona), un altar de caoba, un candelabro mu gordo (de 3 metros y medio, o algo así… como mi p****), una bola del año nosequé para que enciendas una vela (previo pago, claro) y reces por el mundo mundial… en fin, esas cosas. Es una catedral muy “interactiva”. Por todas partes hay cosas para que dejes tu oración, bolas del mundo para que dejes tus mensajes de paz y amol, y cepillos para que dejes tus perricas.

La iglesia de los caballeros (Riddarholmskyrkan) que hombre… es la iglesia de los caballeros de la orden de los Serafines (o algo así) y la verdad, por dentro también se puede perdonar. Resulta que esta orden de caballeros debe ser la ostia de importante de Suecia, y en el interior de esta iglesia hay tumbas de los reyes, tumbas de los caballeros y sobre todo, está lleno de cuadros con los escudos heráldicos de los caballeros muertos (los cuadros de los vivos están en el castillo). Por lo visto, ahora, en cuanto aparece alguien importante por Suecia, lo hacen de esta orden. Allí había escudos de Miterrand, de DeGaulle, de Alfonso XIII… y en el palacio estaban los del heredero de Japón, de nuestro Felipillo y su consorta, del Carlanga, de la Sofi…

El ayuntamiento: Muy interesante y bien explicado. Como es un edificio oficial y de trabajo, no puedes entrar sin una visita guiada, pero lo explican muy bien. Primero te dan un papelito (en español) para que te medio enteres, y luego te lo explican en inglés (a nuestra guía se le entendía muy bien). A ver si este 10 de diciembre veo algo de la ceremonia de los premios Nobel, porque el banquete se hace allí (la entrega no, que se hace en otro lado). Más fotos (1 2 3 4)

El parlamento: No lo vimos. La putada de estos suecos es que cuando no es verano, reducen un montón los horarios de visita, pero mogollón, en plan de: El palacio abría de 12 a 15, la catedral también, el parlamento solo tenía una visita a la 1 de la tarde… así que tuvimos que pillar los horarios con alfileres, a ver cómo podíamos ver la mayor cantidad de cosas, calculando cuanto nos iba a costar ver cada cosa, qué es lo que estaba más cerca… en fin, mal, mal.

Como los horarios estban así, todo esto lo vimos el día 9, y a las 5 estábamos libres, así que nos fuimos a hacer un tour turístico con el transporte público y a echar alguna fotico. En la página web que hay al final del post te dice qué lineas coger, dónde bajarte... para hacer este tour. Si tienes tarjeta de transporte, está bien hacerlo.

Información util: En Estocolmo hay varias cosas para viajar en transporte público: Billetes normales, algo parecido a bonobuses, pero sobre todo, un abono (que es lo que pillamos) que puede tener validez (según lo que pagues, claro) para 24 o 72 horas (desde la primera vez que lo usas). Nosotros compramos el de 72, y nos costó 180 coronas. ¡Ojo!. No confundir con otra cosa, que es la “Stockholm card” que también hay para 24 y 72 horas y que ésta última vale 540 coronas. Incluye un abono como el de las 180 coronas y entradas a prácticamente todos los museos y demás, folletos con información turística y descuentos en barcos turísticos y demás. Después de muchas cuentas con papel y lápiz, decidimos que queríamos comprar la Stockholm Card (de 540 coronas, recuerdo). Total, que vamos a la estación de metro, a preguntar al que andaba por la taquilla y nos dice “No, aquí no: en ese quiosco” (un quiosquillo que había en la misma estación); pues nada, al quiosco. Le pedimos la Stockholm card esa “para entrar en los museos y así” y nos da dos tarjetillas de mierda por la que nos cobra a los dos 360 coronas. “¿Ein?”. Total, que le preguntamos “¿Pero seguro que esto es lo de los museos?”… y nos dice “No”. Puto cabrón… Bueno, di que mejor, porque ya digo que estuvimos echando mogollón de cuentas, y la Stockholm card no estaba claro si nos salia bien de precio o no (la diferencia era muy pequeña) y luego resultó que vimos menos de lo pensado (por los horarios extraños esos) y además a mi, por estudiante me hacian descuento en muchos sitios. Eso si, cuando les decia que era de Lulea, me decian todos “Muy al norte… mucho frio” y se descojonaban. Si queréis ir de turistas, y podéis, sacaos al menos el carnet de estudiante internaional. Los descuentos son sustanciosos (depende del sitio, pero es interesante). En el palacio real te rebajaban de 80 coronas a 35.

El primer dia (el 8) cogimos un barquito con el que te enseñan la ciudad (este no). En una página web para turistas (el link está al final del post) te recomiendan coger uno de esos barcos (como el bus turítistico de Zaragoza, y así) para ver bien la ciudad, porque está lleno de islas.

El día 10 fuimos en barco a un palacio que se llama Drottnilghom, que estará a unos 30 kms. del centro y que no está mal… copia total de Versalles, pero el jardín es agradable, y sobre todo, tiene una cosa que se llama el “Palacete chino”, que es, como su nombre indica, un palacete chino. Resulta que como estos jardines son muy grandes, el rey, para darle una sorpresa a su golfa, construyó un palacete de madera con aspecto medio chino, y como les hizo gracia, luego hicieron uno más definitivo y lo llenaron de cosas de Japón. El viaje hasta allá es agradable, y los jardines, como ya he dicho, también.

El 11 fuimos museo del Vasa, que es el nombre de un barco (bueno, y de la familia real de aquellos tiempos) que fabricó el rey Gustavo II en 1628 y que era la joya de la corona. Puede que en aquellos tiempos fuese el mayor barco del mundo. Dos pisos de cañones, decorado lujosísimamente… en fin. Estaba previsto para reafirmar la supremacía sueca en el Báltico, y sobre todo, machacar a los polacos. Las grandes potencias del mundo estaban preocupadas por el poderío de semejante cosa. El dia de la inauguración fue todo un acontecimiento. Muchos invitados esperaban ansiosos la partida del Vasa. Finalmente, el orgulloso velero partió, y… ¡anduvo unos 150 metros y se hundió!. Por lo visto, estos suecos no estaban acostumbrados a cosas tan grandes (ejem, ejem) y lo habían construido mal. Le faltaba peso en el fondo, y con solo tres velas desplegadas, y un mar en calma, se escoró, entró agua por las cañoneras (abiertas para la ocasión) y se fue a pique, causando la muerte de unas 50 personas. En 1954 un tipo se puso a buscarlo, y lo encontró. Está entero, porque el agua del báltico es muy poco salada, y ahí no se cría el “gusano de la madera”. Además, se hundió a una profundidad suficiente como para evitar los cascos de los botes que iban por arriba, y tal. La verdad es que el museo está muy bien montado. Además del barco en sí, está lo que se encontró en él, pero no en plan de “Pieza número 345: una bota rota, pieza número 346: una cuchara…”. No, te enseñan cómo se vivía a bordo, cómo se vivia en el Estocolmo de la época, cómo lo sacaron a flote otra vez… Te enseñan alguno de los muertos que encontraron, y a los que habían puesto nombres, explicándote cómo eran en plan CSI (esta incisión es postmortem… los caninos con tal movida indican una infección bacteriana… Pepita tenía anemia y malnutrición…). Faltaba el Grissom. Vamos, muy interesante y muy bien montado, ya digo.

El museo está a las orillas del mar, y además del barco (que está bajo techo) tienen fuera otro par de barcos. Uno curioso, que es un barco-faro (lo usaban para marcar escollos que eran difíciles de marcar con un faro fijo) y otro que era pues… ehm… pues un barco normal. En ambos podías entrar prácticamente a todo, incluidas salas de máquinas e incluso toquiñear cosas y en barco del faro podías subir al faro. Hay que joderse lo empinadas (con perdón) que son las escaleras en un barco de estos… Muy cerca de ese museo está también el Nordiska Museet, que en mi guia recomiendan mucho pero que no vimos por falta de tiempo.

Al atardecer, fuimos a una torre de televisión que tienen por ahí (como nuestro pirulín) en la línea 69 (jejeje) y por allí anduvimos viendo la ciudad (Fotos: 1 2 3 4)

Prácticamente todo está en una isla que es el cogollico central, menos lo del Vasa, la torre y poco más (el ayuntamiento tampoco está en la isla pero está al lado). La isla se llama Gammla Stand, y ahí está prácticamente todo. Nosotros estuvimos en el hotelillo Vastberga. Estaba a unos 20 minutos del centro, y bueno… no estaba mal. Los hoteles son caros… muy caros. Más adelante hay información util.

Información útil: El aeropuerto de Lulea se llama “Kallax”. Debe ser algo así como el “Barajas” de Madrid, un pueblecito en el que han cascado los viones, para joder menos a la gente de la ciudad. Lo digo porque cuando compré el billete para venir aquí por primera vez con Flynordic, yo ponía “Destination: Lulea” y cuando me salían los horarios, decía “Origin: Arlanda Destination: Kallax” y yo todo rayado, diciendo “¡¡No, no!!, quiero ir a Lulea no al sitio raro éste” y al final, estuve mirando los códigos de los aeropuertos (el de Lulea-Kallax es LLA) en google y al final, algo me tranquilicé, pero hasta que no vi que estaba en Lulea, pues no me quedé tranquilo del todo.

Información útil: Para ir del centro de las ciudades a los aeropuertos hay una compañía de autobuses que se llama Flygbussarna que lo lleva. Para ir del centro de Lulea al aeropuerto, se puede ir desde una parada que hay en el Koren (a unos… ¿15 metros?, un poco más allá de la librería Bokis). Cuesta 45 coronas o 35 si eres menos de 26 años. Para Estocolmo, se coge el Flygbussarna también. Puedes pagar (las 85 coronas que cuestan ahora en el 2005) con dinero en metálico dentro del bus o en unas máquinas que hay fuera, con Visa (las máquinas esas son un poco bordes con las tarjetitas… hasta que admite la tarjeta y escupe el billetito… joeeer). Si pagas dentro igual te hacen descuento. Yo preferí pagar con la Visa, porque no llevaba mucho “cash” de ese.

Información útil: Los hoteles y las comidas en Estocolmo son caros… muy caros. Nuestro hotel era de los baratos y salimos a unos 100 € por noche (los dos). Hay albergues más baratos, pero hay que pillarlos con mucha mucha antelación. Hay uno que dicen que es bueno en una antigua carcel, pero está lejos del centro. El que yo creo (y me lo ha confirmado gente que ha estado en él) que está muy bien es uno de un barco (creo que es el de la foto). Solo hay que cruzar un puente y te plantas en la isla en la que está el cogollo turístico. Según me dijeron, hay dos albergues en barco: el bueno del que yo hablo se que tiene al lado una casa que también es parte del albergue, y es barato. Debe estar muy muy bien y sobre todo está increíblemente céntrico. Las comidas (en restaurantes normales, no finolis, no os vayáis a creer) con un plato, postre y café no bajan de 500 coronas para dos personas. No se os ocurra pedir vino (del orden de 5 € ¡¡la copa!!). A la hora de comer suelen hacer lo que le llaman “lunch”, que es que te dan una ensalada (en muchos sitios es un bufetillo, en el que te puedes echar en un pequeño platillo lo que quieras de un puñado de bandejas que tienen por ahí con vegetales) y luego un plato normal. Suelen incluir bebidas (sin alcohol… bueno… también incluye una cerveza de mierda de esas de 3 grados…así que sin alcohol) y eso te puede salir por unas 80 coronas por cabeza, pero creo que es solo a la hora de comer.

Información util:

Para alberges hay una pagina muy buena: http://www.hostelsweb.com/cities/stockholm.html

Para hacer de turista por Estocolmo hay otra pagina que te lo cuenta toro, toro y toro:www.stockholmtown.com

11 comentarios:

Nacho dijo...

Buen resumen de Estocolmo, la ciudad mola mucho.
Por cierto, para tranquilidad tuya y continuar con la vergüenza nacional... el año pasado ocurrio prácticamente lo mismo en la Wellcome Party con los españoles; acabamos cantando canciones populares estando borrachos ya, asi que están curaos de espanto :) Creo que la canción fue una versión de Paquito Chocolatero (algo tendrá...) y el Asturias Patria querida (no estoy seguro, pero los asturianos eran legión el año pasao).
Un saludo y a seguir dándome envidia.

.: Héctor "El borrajudo" :. dijo...

Si es que no se no puede sacar de casa, copón.

Un saludo.

fettuchini dijo...

Para mí cantar canciones populares españolas es cantar la canción de caballeros del zodiaco y la de doraemon.

Ale, termino de leer el post y si he sobrevivido lo mismo escribo otra cosa.

.: Héctor "El borrajudo" :. dijo...

Aaaah... ahora nos quejamos de que es muy largo ¿eeeh?... Justo castigo a tu perversidad.

Por cierto, ayer me cogí una toñaaaa... Si alguien se acuerda de lo que hice ayer, me llame por favor

fettuchini dijo...

Oye, lo del barco es maravilloso. Yo pensaba que esas cosas solo pasaban en España. Ya sabes, ese orgulloso velero que trataron de hacer los del C.P.S. (¿o fueron los de La Almunia?)

Algún día terminaré de leer este post. Porque un hombre puede soñar, Hector, un hombre puede soñar...

Txalin dijo...

Jodo, actualizaras poco, pero cuando actualizas te pones......., aro acostumbrado a esa cosa grande....XD

Victor dijo...

Yo no estuve mucho contigo el viernes pero segun me contaron los seguratas te querían sacar del bar y de la toña que llevabas te caiste por el camino jajaja

El mejor momento, Pablo (not the drunk) intentando convencer a los seguratas de que solo estabas "a bit confused" xDDD

.: Héctor "El borrajudo" :. dijo...

Si, si al Pablo solo le falto decir que "es que la noche le confunde" y entonces lo echan a él también. Segun me dijeron me sacaron arrastras, agarrandome del cuello del chubasquero.

A ver si escribo un articulo contando eso...

Pablo (not drunk) dijo...

Pos deberias, deberias, pero....... quizas que lo escriba otro porque va a ser que tienes una peke laguna mental. JAJAJA yo creo que deberia escribirlo la taxista que te llevo a casa.

Anda que vaya!!! A todo esto, que sepais que el hector ahi donde lo veis aviso. Y ya se sabe, quien avisa ............

Anónimo dijo...

Jodo maestro, te has hecho la guia campsa de los suecos. Ya veo que todo sigue bien por allí arriba.

Enrik

fettuchini dijo...

Hector, eres como el caballo de Atila, que por donde pasa ya no queda tequila.