miércoles, marzo 15, 2006

Kiruna y demás mandangas

Bueno, bueno bueno… Vamos p’allá, que hay cositas que contar (y sí... esto parece el blog de un bulímico).

Miércoles 8 de marzo: Viaje a Kiruna, a ver el hotel de hielo y la mina.

Pues nada, que esta gente del LURC había organizado un viajecito a Kiruna, para ver el hotel de hielo que hay allí (bueno, creo que está en un pueblecito al lado que se llama Jukarasvy, o algo así) y la mina.

Nos hicieron estar en la universidad a las 5:30 de la mañana con lo cual, debido a mis intempestivos horarios de cierre, pues ni intenté dormir. Iba a currarme un bocata, pero preferí echarme dos huevos fritos con salchicha con nocturnidad, alevosía y hambre y tirar millas. A las 5:10 habíamos quedado para ir todos a la Universidad, en bici. A mi, vago como soy, se me ocurrió la brillante idea de que podríamos ir en taxi, pero no hubo quórum, así que hala… tira con -28º a la puta “Universitetet”. La verdad es que muy buena idea no fue, no… Esto que parece un Papá Noel anoréxico soy yo. Por lo visto, el vaho que subía de la braga se iba al pelo y se quedaba congelado. Si estos organizadores hubiesen sido más espabilados, hubiesen ido recorriendo las distintas zonas donde vivimos los Orgasmus con el bus (que solo son tres), pero donde no hay mata…

El viaje hasta allá costaba más de cuatro horas. Paramos en una señal del Círculo Polar para echar la típica foto. Señal que, oye, te la plantan en Botorrita y cuela, pero nos lo creemos y fiesta ¿no?. Allí también saqué fotos a los copos de nieve, porque resulta muy curioso ver de verdad las estrellitas esas que te ponen en los congeladores ¿sabes?... pues eso, que se ven a simple vista. Yo pensaba que habría que mirarlas con microscopio, o algo pero no… Lo que había que mirar con microscopio era mi p*lla, porque hacía un frío que déjatelo ir… pero eso es otra historia. Eso si, la nieve, como chula es, pero no se puede usar para tirar bolazos a nadie, porque como hace tanto frío, no se apelmaza, así que la intentas coger para hacer una bola y al tirarla, se deshace… vamos, un cagarro.

Bueno, que se me va otra vez… Justo al principio nos llevaron a una iglesieta bastante mierdosa, con unas pinturas de las de acojonar (literalmente)… No se, yo desarrollé la teoría de que era como un “buffer”, como para hacer tiempo hasta que empezase la visita al hotel, que estaba al lado, en plan de “Mira… si llegamos con un poco de retraso, pues vamos directamente al hotel, y si no, pues los metemos a la iglesia”. Por allí había también unos ciervos con los que nos echamos alguna foto que otra, todos acojonaos, por si se cabreaba y nos metía el cuerno por el culo a alguno, pero creo que el pobre bicho estaba todavía más asustado que nosotros…

Y eso, tras preguntarnos otra vez “Bueno… ¿y esto pa’ qué?” nos fuimos a ver el hotel de hielo. Es curioso, si… Es como un iglú, pero a lo bestia. Tienen hasta una iglesia, válida para hacer misas y tal, en la que algunos capull… estooo… románticas parejitas van a casarse. Hace un frío de pelotas ahí dentro, así que de fijo que alguna abuela la casca en la ceremoña. Lo peor tiene que ser la noche de bodas: Ya me imagino a la novia diciendo “¿¿Pero qué coño es ese cacahuetillo?? ¡¡Quiero cambiar!!. ¡¡Quiero cambiaaaar!!”. Además, huele fatal (no el cacahuetillo que sabe a requesón, sino el hotel) porque encima de las camas ponen pellejos de reno o algo así y macho… parece que están en constante putrefacción. El sitio que mejor olía era un pasillo en el que olía a corral, así que imaginaos el resto. Yo no me creo que ahí duerma nadie, aparte de algún japonés medioooo… eso (si… ¡¡también aquí había japonésidos!!). ¡Si además vale como 200 hurones pillarse una habitación de esas! Tienen habitaciones de mierda, para pobres, en las que solo hay unas camas, suites y súper-suites (de esas solo vimos una). Eso si: Ninguna tiene baño (a ver… les puedes dejar el hotel hecho un colador). Todavía no sabemos muy bien qué hace la gente si le entra un apretón nocturno… Vimos una puerta, a tomar por culo de las habitaciones en la que ponía “WC”. Por supuesto la abrimos y llevaba a una especie de patio en el que había casas de madera en las que habría cagaderos normales pero vamos… cruzar ese patio con 30 bajo cero… Es preferible sorber pa dentro, o si eres una de esas románticas parejitas que se acaban de casar, siempre te puedes volver a tu pareja y decirle “Oye, nena… ¿Has oído hablar de la lluvia dorada?" (o de la coprofagia, según sea el apretón de lo uno o de lo otro) y si cuela, cuela… Si además, no puede ser que dejes mucho peor olor del que ya viene de serie. Bueno, vimos esto, pero me da a mi que era parte de la obra del artista, no un cagadero... aunque ahora ya vete a saber...

Las suites ya tienen cada una su decoración, con sus esculturas y tal… Según explicaron, cogen para cada una a un artista y se curra por allí alguna movida con el hielo y eso… Nos colamos con un grupo de japoneses a los que les estaban explicando que una vez habían cogido a algún africano que nunca había visto la nieve ni nada y que oye, que allí se había apañado el hombre. Ahí van algunas fotos de las suites (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12)

También hay un bar, patrocinado por Absolut, con vasos de hielo (bastante incómodos para beber, porque son gordos de cojones) sus reservados de hielo, sus mesas de hielo... Allí Adrián, el mexicano se dedicó a echarse los culines de las botellas que había (vacías) y a bebérselos. ¡Eso es un borracho!

Me llamó mucho la atención el color azul que tomaba el hielo. Yo lo había visto en fotos de mis primos, de algún viaje a Argentina, y pensaba que hacía falta mogollón de hielo para que tomase ese color, pero la guía dijo que no era teñido ni nada y que, además, a lo largo del día cambiaba de color.

Luego a comer. Un bufetaco del copón. Lástima de Tuperwares. Comí sano para un mes, salmoncito, ensaladica… Teniendo en cuenta que la dieta básica que llevo en este país son galletas y queso, pues no está mal una desintoxicación (para giñar mejor, y eso).

Después de recuperar fuerzas y de entrar en calor fuimos hacia la mina. Era curiosa. Yo había visto las de sal de Remolinos, que son grandes también, pero esto ya es a lo bestia. Nos bajaron con unos buses propios y por allí nos tuvieron en plan topo (eso si: con profilaxis). La zona de visita está a unos 200 metros bajo tierra, pero han excavado hasta casi 2 Km. y siguen. De hecho, van a tener que mover Kiruna, porque resulta que el filón se mete por debajo del pueblo, y claro, al irlo vaciando, se hunde la tierra. Por lo visto, los del pueblo preferían seguir excavando, y moverlo. Normal, porque el pueblo nació y vive gracias a la mina (Adjunto gráfico de como se va a ir derrumbando el pueblo, por años). Tienen un sistema curioso de excavar. Hacen un tunel hasta llegar a la veta de hierro (bueno, magnetita), meten barrenos en la veta, lo vuelan y luego meten un robot para que recoja los cachos y los vaya echando a unas vagonetas (foto). Explicaron que ahora está prácticamente todo robotizado, y se controla en salas desde la superficie y que con un solo trabajador pueden controlar hasta tres máquinas (máquinas que, por cierto, son grandes de cojones, no como la guía, que era pequeñita pequeñita). A mitad nos dieron un café, allí abajo y luego nos llevaron a un museillo, en el que hicimos poco más que echarnos una foto de grupo.

Por lo demás, buenas noticias respecto a una asignatura. Resulta que estaba (bueno, y aún estoy un poco, aunque vamos avanzando, especialmente gracias a la ayuda de Pedro) con unas prácticas, y le mandé un mail al profesor y ha dicho que prolonga el plazo, y que se las entregue en Abril, o eso… incluso dice que si no las puedo entregar en Abril, que se lo diga y que ya verá si puede prolongarlo todavía más (el plazo… espero que no me diga de prolongar otra cosa, para dejarme entregarlas). Vamos, en el mail que me mandó me explicaba que es que me da mas plazo porque no son difíciles de corregir, en plan “¡Nah!, ¡si mientras tenga tiempo para corregirlas…!”. Así da gusto. Da la sensación de que estos suecos se preocupan más porque aprendas que porque apruebes, no como en España, que lo más normal es que te hubieran dicho: “¿Más plazo? ¡¡Por supueeeesto!! ¡Vuelva usted en Septiembre, hombre! ¿Cómo? ¿Que es usted Erasmus? ¡Pues así volverá a disfrutar del calorcito otoñal, campeón!” Lo malo es la otra, que era en sueco, me dijeron que si, que si, que me iban a traducir todo lo que hiciera falta y ayer me llegó un correo del profesor diciendo "¿Necesitas que te traduzca lo que hay que hacer?". Y yo pensando "Hombre... pues sí... sería todo un detalle, aunque llega un poco tarde". Aún no le he contestado... Igual me dice también que no pasa nada, que lo puedo hacer más adelante, pero vamos, este quarter no me voy a presentar a ninguna. La que está en sueco la voy a mandar (muy probablemente) a la mierda y la otra pues haré las prácticas y me presentaré a una recuperación que hay en mayo.

El Abuelo decía que si es que estaba estudiando, que no decía nada… Pues hombre… Mitad y mitad. La verdad es que ahora voy más a la universidad (bueno… para ser fieles a la realidad, ahora voy a la universidad) para hacer prácticas, porque si no en casa me apalanco y no hago nada, pero ayer martes 14 Adrián celebró su cumpleaños y nos dio de comer fajitas o burritos… o algo, y hubo fiestecilla. La movida es que yo había dormido 9 horas… en dos días y estaba petado petado petado, así que a las 12 me fui.

Y el fin de semana… Pues así lo más reseñable que me agarré una toña del copón (perdón: una bufa considerable) el viernes… bueno, y el sábado también ¡que coño! De hecho salgo en las fotos de la Cleo del viernes, y vosotros diréis “Qué galante, que le invita a una cerveza a la señorita…”. ¡Pues no! Las dos eran pa mí, y con esa intención las compré. Imaginaos como sería que acabé durmiendo encima de una Big Mac, al salir de la discoteca... Es que hubo fiesta (preparty) en casa de Santi, en plan “Studio 54” (discotequero total, con luces, máquina de hacer humo...) y eso fue el comenzose del acabóse, porque porque por supuesto, yo fuí con lo habitual: media botella de ron, y ganas de fiesta). Algunos se lo curraron mucho (incluso se metieron en el papel más de la cuenta... llegando la degeneración a extremos del "huy huy huuuuy"). Se bajaron a una tienda de segunda mano que tiene la Cruz Roja en el pueblo y se pillaron por 5 eurillos unas movidas hortero-ochenteras que triunfaron como la Coca-Cola. Yo no, porque soy un vago y un soso pero ¡bah! Me enguacé igual. Eso si, la putada es que aparecieron por allí un par de suecas que nunca habían ido a fiestas de éstas y por lo visto, se dedicaron a chorizar todo lo que había por ahí. A un canadiense le robaron el I-Pod y la cámara de fotos. A Santi le mangaron la cartera, con todas sus tarjetas y su documentación, porque se encerraron a su cuarto, a echarse un peta (esa es otra: que no le querían dejar entrar) y le debieron guindar ahí. Encima una de ellas le soltó un puño en la garganta, porque Santi se dio cuenta de que le faltaba la cartera y le dijo “Mira… Es la primera vez que te veo por una fiesta, te encierras en mi cuarto y al salir me falta la cartera… Si no la tienes deja que te registre”. Y ¡punch! El sábado hubo otra fiesta en casa de las finlandesas y también la organizaron: Entraron en el cuarto de Jimmy (un escocés) y le robaron el móvil, las llaves y no se que más. Misteriosamente, todo ha ido apareciendo en la casa o en la cazadora del “amante” de una de ellas. Un francés que yo creo que más que tener culpa lo que pasa es que le habrá dicho “Pero no seas hija de puta… devuélvelo” o que como sabe que lo conocemos más a él y tal, pensó “Éstos las linchan como digan ellas que tienen las cosas… Voy a decir que las tengo yo y tal…”. Pero aun así, algunos también le quieren cascar. “Daño colateral” es la expresión. De hecho, ha habido mucho movimiento en la lista de correo de estudiantes de intercambio esta semana, diciendo que “esas dos señoritas no son bienvenidas a ninguna otra fiesta”. Por cierto, que el sábado, un grupo de irreductibles marchosos nos bajamos al centro de marcha, porque como es la semana de exámenes, el Koren está cerrado. Intentábamos ir a la Brasseriet, pero cuando llegamos a la altura de la Cleo le dijimos al taxista “Ehm… Tío listo… Era a la Brasseriet” y dice “’Ta cerrá, có”. Total, que acabamos en el Cafelino. No estuvo mal, pero la putada es que era “Noche latina” y estaba todo Cristo bailando salsa y movidas así, con que ya ves a todos los suecos bailando salsa de puta madre (porque a muchos les gusta más que a un tonto un caramelo) y al grupo de ardientes españoles latinos acodados todos en la barra, chupando cervezas como desgraciáos, sin atreverse a moverse de allí, para no caer en el ridículo más espantoso. Eso si, después de mucho rato de calentamiento con la barra fija y el levantamiento de vidrio algunos osados se atrevieron a arrimar cebolleta por allí pero vamos, poca cosa, poca.

Ah, y como último apunte... Hoy hemos ido de "Rea", uséase, de rebajas, como las abuelas y me he pillado en el H&M una cosita que al pasarla por la caja ha recibido el nombre de "Fancy underwear" que me va a venir de pelotas para esos momentos íntimos con el amigo Roca en los que dices "¡Ntchs!... Si entendiese los periódicos de aquí, que agusto lo echaba tó"

Y eso es todo, amigos.

17 comentarios:

david dijo...

me gustan tus gallumbos (pero solo esos eh??? que nadie piense mal!!!)

xD

Telmo dijo...

Interesante visión del norte de Suecia. Se ve que te vas haciendo con el lugar.

Saludos, también escandinavos.

fettuchini dijo...

Hay que ver lo que te gusta hacer el mono, majo.

Por cierto, en la foto llamada luces hay un tipo con una camiseta rosa que tiene más pinta de bujarra que yo de funcionario.

fettuchini dijo...

Perdón, que no había visto todas las fotos de la fiesta. ¡Feliz día del Orgullo Gay!

fettuchini dijo...

Por cierto, como molan los calzones. Por el estilo de dibujo y porque sale Fenix el comic tiene que ser de principios de los 80 (del 82 como mucho) pero no identifico el número.

Yo, por mi parte, me he comprado esta camiseta que si no te la enseño reviento.

.: Héctor "El borrajudo" :. dijo...

Joder fettu... ¡Como se te pira la pinza!. Y luego era yo el friki de las sondas espaciales ¿sabeees?. Anda, co, que ser capaz de identificar el año de un cómic que aparece en unos calzoncillos es grave ¿ein?

.: Héctor "El borrajudo" :. dijo...

Y no era dia del orgullo gay XD. Era fiesta ochentera (bueno... del Studio 54 ese)lo que pasa es que ya se sabe... una cosa lleva a la otra y tal

Sergio dijo...

Impresionante post, ya es hora de que actualizases... Sin comments sobre el casco de minero y los gallumbos... jijijijjijijiji. Salud, compadre!

Lakesis dijo...

Nada, nada devuelve los gayumbos que en estos se repiten las viñetas. Cogete unos que te duren una buena leída mientras plantas pinos.

fettuchini dijo...

Mierda, Hector, si tu te sabes el nombre del negro del Coche Fantástico yo me considero con carta blanca para ser todo lo geek que quiera.
Además, por si no lo sabes, me he convertido en una puta enciclopedia del Universo Marvel andante. En cuanto saque un momento te miro el número y año de edición española y el número y año de la edición original USA.

Y coméntame algo de la camiseta, joder.

.: Héctor "El borrajudo" :. dijo...

Sergio: Joer, macho... Si es que en cuanto los vi... sentí que eran para mi... Estaban predestinados para mis palominos

Lakesis: Co, pero acuerdate que yo no se leer bien, así que tengo pa rato. Además, como siempre estoy borracho, no me acordaré deque se repiten las viñetas

Fettu: Cuando vuelva me tienes que dar algo de eso que fumas tu, que tiene que ser cojonudo. Y la camiseta... pues ¿qué se puede esperar de alguien como tu?... Normal XD

Jorge dijo...

Los gallumbos, mucho mejor puestos, pareces un modelo de Calvin Klein... muy sexy.

Y enlazame, Co.

Jorge dijo...

Quita la moderación de los comentarios...

¡Fuera la censura!

michi dijo...

http://www.ociojoven.com/article/articleview/310096/1/91/Frases%20para%20ligar%20de%20Austin%20Powers

Ala, pa que las uses (y usemos) con las suecas, rusas, y cualquier cosa con patas (y ----) que se mueva

.: Héctor "El borrajudo" :. dijo...

Venga, que yo lo pongo en plan más elegante...
Frases útiles y gománticas

fettuchini dijo...

Pufff... ¿Eso es un cuchillo? ¡Esto es un cuchillo!

.: Héctor "El borrajudo" :. dijo...

Otia, que buenas!!